Auba Murillo conquista con su dulzura en La Voz

Auba Estela Murillo tiene 18 años y viene de Mallorca. Este último año sido muy duro para ella. Se suponía que sus 18 años iba a ser el mejor año de su vida pero se han convertido en un duro reto para ella. Un simple hormigueo en la cara se acabó resultando ser el síntoma de algo mucho peor, una esclerosis. “Al principio no quieres creértelo, no quieres pensar que tienes una enfermedad para toda la vida, y que tienes que pensar para toda la vida. Dejé la música y todo lo que me gustaba de lado”, confiesa la concursante.

Pero pasarse todo el tiempo dando vueltas a la cabeza de lo que podía pasar y lo que no, no es bueno para nadie y al final la joven un día explotó y decidió volver a retomar su vida y sus aficiones. “La música ha sido mi salvavidas. Para mí estar en el concurso significa superar mis retos, una nueva vida”, cuenta la talent.

Y su paso por el escenario de La Voz no dejó a nadie indiferente. Pablo López apenas necesitó unos segundos para apostar por ella. Luis Fonsi lo hizo poco después, pero aprovechó para bloquear Antonio Orozco. Éste ya se lo tomó con humor y se subió sobre su sofá para animar a la joven.

Cuando Auba terminó, el coach puertorriqueño estaba en shock. “Me estalla la cabeza, porque es pureza lo que acabo de escuchar. He bloqueado a mi compañero por el respeto que le tengo, porque sabía que iba a girar su silla y me lo iba a poner difícil. Pero sobre todo, por respeto que te tengo a ti, porque puedes ganar esta competencia”, explicó.

Pablo Lopez confesó que él hubiera hecho lo mismo. “Los hubiera bloqueado todos, pero ya no puedo bloquear más”. dijo entre risas.

La talent no sabía por qué coach decidirse, tenía muchas dudas. Antonio Orozco la quiso ayudar. “Los dos son unos grandísimos músicos y con los dos vas a aprender un montón de cosas, pero toda decisión que tú tomes va a ser buena, porque eres única y te va a ir muy bien” la animó.

Finalmente la concursante se decidió por Pablo. “Tan solo es escuchar una tecla de piano y me llega el corazón”, explicó la joven. El pobre Fonsi se deprimió y volvió a dejarse consolar por el público. Auba en cambio, estaba eufórica “No me lo creo, una chica normal de Mallorca está en La Voz, es un cambio radical en mi vida”, decía emocionada.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: