Keila consigue el primer pleno de coaches en las audiciones de La Voz 2019


Keila tiene 26 años, viene de Amposta (Tarragona) y trabaja en un estudio de tatuajes. Su marido es el que le ha insistido y convencido a que se presente a La Voz 20q9. Normalmente en los coniertillos que suele hacer la arraconense va acompñada de una guitarra, pero para estas audiciones a ciegas Keila ha decidido arriesgarse y viene acompañada del instrumento que lleva tocando desde oequeña, el chelo. “estoy muy nerviosa porque el chelo lo que te hace es como una segunda voz de lo que estás cantando, así que lo hace más complicado”

Pero la concursante no tenía nada que temer, ya que con violonchelo o sin él su Lost on you de Adele conquistó a los cuatro coaches. Primero se giró Luis Fonsi, seguidos de Pablo Lopez y Paulina Rubio mientras que Antonio Orozcoque esperó al último momento para hacerlo.

Cuando la joven terminó, Antonio quiso explicar el por qué de habertardado tanto en decidirse “No podía deterneme en darme la vuelta porque no podía dejar de escucharte” confesó.

El resto de coaches estaba sin palabras. El primero en recuperarlas fue Luis Fonsi , que le explicó que quería que supiese que él había sido el primero que se había girado, ya que la joven había actuado con los ojos cerrados y le rogó que se fuese con ella. Paulina Rubio por su parte le prometió que con ella el limite iba a ser el cielo y por último, Pablo Lopez sólo le dijo “Yo tengo un mal día y me lo has arreglado, ójala yo pueda arreglarte un mal día alguna vez”.

A la catalana le debió gustar esas sencillas palabras, porque decidió irse con el malagueño Pablo López. “Para mi es un buen músico y buen compositor y creo que tenemos mucho en común”, explicó la concursante.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: