La guerra más reñida de La Voz 2019

Andrés Iwasaki es de Sevilla, tiene 22 años y es estudiante. Hasta ahora nunca se había imaginado participando en show talent. “A veces es necesario salir de la zona de confort y enfrentarse a nuevos retos, hacer cosas nuevas que dan miedo”, explicó el sevillano.

El concursante viene de una familia que se dedica al arte también y eso le ha influido y animado a dedicarse a la música. Ya sabe tocar el piano y la guitarra y está aprendiendo con el saxofón.

A la hora de subirse al escenario de La Voz 2019, el joven decidió hacerlo al piano y con la canción Is this love del cantante y compositor jamaicano Bob Marley. Su particular versión consiguió conquistar a los coches y los cuatro acabaron pulsando su botón.

Al terminar la actuación los coaches empezaron una de las guerras mas reñidas por un concursante en el programa. Primero fue Antonio Orozco que le alabó con las siguientes palabras “En un minuto y medio has explicado con el piano los que es La Voz: astucia, inteligencia, carácter, ingenio,creatividad…MA-RA-VI-LLO-SO”.
Paulina Rubio por su parte, al enterarse de que el sevillano aún no se dedicaba profesionalmente a la música, le dijo que ella no había notado eso. ” Para nada sentí que quieras serio, sino que ya eres músico y hay una gran diferencia”, explicó.

Mientras que Pablo Lopez no dejó de alabar su interpretación al piano, Luis Fonsi le prometió que Pablo sería un gran maestro con la guitarra, Orozco con la poesía y los chistes buenos, Paulina con la actitud y el talento, pero que sólo con él conseguiría aprender y ganar el concurso La Voz.

Después de tan reñido pulso entre los coaches, finalmente Andrés se decantó con Pablo Lopez, puesto que se identificaba con él por el instrumento que había elegido.

Comentar

A %d blogueros les gusta esto: